Marianela por Benito Pérez Galdós

Titulo del libro : Marianela
Fecha de lanzamiento : November 29, 2012
Autor : Benito Pérez Galdós
Número de páginas : 174
Editor : Library of Alexandria
Marianela por Benito Pérez Galdós

Descargue o lea el libro de Marianela de Benito Pérez Galdós en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Benito Pérez Galdós con Marianela

I-Perdido Se puso el sol. Tras el breve crep÷sculo vino tranquila y oscura la noche, en cuyo negro seno murieron poco a poco los ÷ltimos rumores de la tierra soîolienta, y el viajero siguið adelante en su camino, apresurando su paso a medida que avanzaba la noche. Iba por angosta vereda, de esas que sobre el cçsped traza el constante pisar de hombres y brutos, y subëa sin cansancio por un cerro en cuyas vertientes se alzaban pintorescos grupos de guinderos, hayas y robles. (Ya se ve que estamos en el Norte de Espaîa.) Era un hombre de mediana edad, de complexiðn recia, buena talla, ancho de espaldas, resuelto de ademanes, firme de andadura, basto de facciones, de mirar osado y vivo, ligero a pesar de su regular obesidad, y (dëgase de una vez aunque sea prematuro) excelente persona por doquiera que se le mirara. Vestëa el traje propio de los seîores acomodados que viajan en verano, con el redondo sombrerete, que debe a su fealdad el nombre de hongo, gemelos de campo pendientes de una correa, y grueso bastðn que, entre paso y paso, le servëa para apalear las zarzas cuando extendëan sus ramas llenas de afiladas uîas para atraparle la ropa. Det÷vose, y mirando a todo el cërculo del horizonte, parecëa impaciente y desasosegado. Sin duda no tenëa gran confianza en la exactitud de su itinerario y aguardaba el paso de alg÷n aldeano que le diese buenos informes topogrßficos para llegar pronto y derechamente a su destino.’No puedo equivocarme’murmurð’. Me dijeron que atravesara el rëo por la pasadera” asë lo hice. Despuçs que marchara adelante, siempre adelante. En efecto, allß, detrßs de më queda esa apreciable villa, a quien yo llamarëa Villafangosa por el buen surtido de lodos que hay en sus calles y caminos” . De modo que por aquë, adelante, siempre adelante (me gusta esta frase, y si yo tuviera escudo no le pondrëa otra divisa) he de llegar a las famosas minas de Socartes

Los más vendidos Libros